¿𝗤𝗨É 𝗣𝗢𝗗𝗘𝗠𝗢𝗦 𝗛𝗔𝗖𝗘𝗥 𝗣𝗔𝗥𝗔 𝗤𝗨𝗘 𝗡𝗨𝗘𝗦𝗧𝗥𝗔 𝗙𝗔𝗖𝗧𝗨𝗥𝗔 𝗗𝗘 𝗟𝗨𝗭 𝗡𝗢 𝗦𝗘 𝗗𝗜𝗦𝗣𝗔𝗥𝗘 𝗘𝗦𝗧𝗢𝗦 𝗗Í𝗔𝗦 𝗘𝗡 𝗖𝗔𝗦𝗔?

El 𝗔𝗛𝗢𝗥𝗥𝗢 𝗘𝗡𝗘𝗥𝗚É𝗧𝗜𝗖𝗢 se puede conseguir cambiando algunos hábitos.
Conseguir ser más eficientes con nuestro consumo es posible, reduciendo así nuestra factura y cuidando el medioambiente.

𝟭. 𝗔𝗣𝗥𝗢𝗩𝗘𝗖𝗛𝗔 𝗟𝗔 𝗟𝗨𝗭 𝗡𝗔𝗧𝗨𝗥𝗔𝗟.
Durante el día hay que evitar encender luces innecesarias y aprovechar la luz solar, es uno de los privilegios que tenemos en España ¡Aprovechémoslo!

𝟮. 𝗔𝗣𝗨𝗘𝗦𝗧𝗔 𝗣𝗢𝗥 𝗟𝗔 𝗧𝗔𝗥𝗜𝗙𝗔 𝗗𝗘 𝗗𝗜𝗦𝗖𝗥𝗜𝗠𝗜𝗡𝗔𝗖𝗜Ó𝗡 𝗛𝗢𝗥𝗔𝗥𝗜𝗔.
Este tipo de tarifa es la más acertada si buscas reducir tu factura de luz, ¡aprovecha las horas valle para realizar tareas (lavadora, secadora, lavavajillas…) y cocinar! En invierno las horas valle más baratas son desde las 22h hasta las 12h.

𝟯. 𝗔𝗝𝗨𝗦𝗧𝗔 𝗟𝗔 𝗣𝗢𝗧𝗘𝗡𝗖𝗜𝗔 𝗘𝗟É𝗖𝗧𝗥𝗜𝗖𝗔 𝗗𝗘 𝗧𝗨 𝗛𝗢𝗚𝗔𝗥 𝗣𝗔𝗥𝗔 𝗔𝗛𝗢𝗥𝗥𝗔𝗥 𝗘𝗡𝗘𝗥𝗚Í𝗔.
Controla cuánta potencia tienes contratada; si en tu casa nunca ha saltado el contador, ni siquiera cuando pones a la vez la lavadora, lavavajillas, horno… quizás tengas más potencia contratada de la que necesitas.

𝟰. 𝗗𝗘𝗦𝗖𝗢𝗡𝗘𝗖𝗧𝗔 𝗟𝗢𝗦 𝗔𝗣𝗔𝗥𝗔𝗧𝗢𝗦 𝗤𝗨𝗘 𝗡𝗢 𝗨𝗦𝗘𝗦, 𝗘𝗙𝗘𝗖𝗧𝗢 “𝗦𝗧𝗔𝗡𝗗 𝗕𝗬”.
Cuesta creer que cuando dejamos enchufados los aparatos sigan consumiendo energía a pesar de que estén apagados. Algunos ejemplos serían los cargadores, equipos electrónicos, calefactores y cepillos eléctricos. ¡RECUERDA DESCONECTARLOS!

𝟱. 𝗣𝗟𝗔𝗡𝗖𝗛𝗔 𝗧𝗨 𝗥𝗢𝗣𝗔 𝗗𝗘 𝗨𝗡𝗔 𝗦𝗢𝗟𝗔 𝗩𝗘𝗭.

𝟲. 𝗡𝗢 𝗠𝗔𝗡𝗧𝗘𝗡𝗚𝗔𝗦 𝗔𝗕𝗜𝗘𝗥𝗧𝗢 𝗘𝗟 𝗙𝗥𝗜𝗚𝗢 𝗡𝗜 𝗘𝗟 𝗖𝗢𝗡𝗚𝗘𝗟𝗔𝗗𝗢𝗥.

𝟳. 𝗠𝗔𝗡𝗧É𝗡 𝗨𝗡 𝗘𝗤𝗨𝗜𝗟𝗜𝗕𝗥𝗢 𝗘𝗡 𝗟𝗔 𝗧𝗘𝗠𝗣𝗘𝗥𝗔𝗧𝗨𝗥𝗔 𝗗𝗘 𝗧𝗨 𝗛𝗢𝗚𝗔𝗥.
Las temperaturas recomendadas de confort son 20-22 grados en invierno y 22-25 grados en verano.

¡CADA PEQUEÑO GESTO SUMA!